Bio Huma Netics, Inc.

BHN-2016-2QTR-Newsletter_Spanish

Issue link: http://bhn.uberflip.com/i/729939

Contents of this Issue

Navigation

Page 1 of 5

www.HumaGro.com Microorganismos: el motor viviente del suelo, Parte 3 (Continuación de la página 1) 2 plantas brindan energía a los microorganismos en forma de hidratos de carbono (una planta común puede ofrecer hasta un 25%–45% de sus reservas de hidratos de carbono totales para alimentar a sus microor- ganismos) y, a cambio, los microorganismos le aportan nitrógeno, fós- foro, micronutrientes y agua, mientras realizan otras funciones esencia- les que contribuyen con el crecimiento y el vigor de la planta. Una de esas funciones esenciales que analizaremos en profundidad es el bio- control, es decir, evitar el crecimiento o la actividad de los fitopatógenos. Biocontrol Los microorganismos tienen tres vías prin- cipales para el biocontrol de fitopatóge- nos: antagonismo (producen metabolitos, como antibióticos, que inhiben a los pató- genos de forma directa), competencia (compiten con los patógenos por recursos vitales, particularmente el carbono, y los eliminan) y resistencia inducida (por la cual los microorganismos hacen que las plantas se defiendan mejor). La mayoría de los microorganismos producen uno o más antibióticos que eliminan los fitopatógenos y las enfermedades que causan. Se sabe que varios microorganismos producen antibióticos múltiples que eliminan a más de un patógeno, lo que favorece el control biológico. Cuando los microorganismos no patogénicos son abundantes, prote- gen a la planta mediante la colonización y el consumo rápido de nu- trientes para que estos últimos no estén disponibles para los patóge- nos, lo que provoca que mueran de inanición. Esto es particularmente efectivo cuando los microorganismos no patogénicos colonizan lugares donde el agua y los nutrientes que contienen carbono están disponibles más fácilmente, como los puntos de salida de raíces se- cundarias. Se piensa que los patógenos propios del suelo que infectan a través del contacto micelial (los filamentos de un hongo) son particu- larmente susceptibles a la competencia por recursos de nutrientes. 1 Se sabe que otros microorganismos, como las cepas de Pseudomonas sp. y Trichoderma sp., activan de forma continua las defensas de las plantas a lo largo de todos sus ciclos de vida. No es raro que un microbio despliegue múltiples mecanismos de bio- control: como ejemplo, podemos considerar el hongo con micorrizas arbusculares vesiculares (MAV). Estudios sobre estos hongos han de- mostrado que pueden evitar las infecciones de los nematodos nodu- ladores de la raíz, ya que reducen los sitios de acceso y estimulan las defensas del huésped. También pueden aumentar la tolerancia al es- trés de una planta, mejorar su nutrición, cambiar la estructura física de las raíces mediante lignificación, y aun así cambiar la composición química de los tejidos de las plantas como la quitinasa antifúngica. 1 Los beneficios del equilibrio y la diversidad Es importante entender que la gran mayoría de los microorganismos (tal vez hasta el 98 %) son beneficiosos o neutrales para las plantas, y lo natural es que las plantas y los microorganismos alcancen un equilibrio biológico. Cuando este equilibrio se ve afectado por algún motivo, los microorganismos patogénicos tienen la oportunidad de ejercer su influencia y dañar a las plantas, desviando la energía del huésped de manera que su crecimiento y vigor se vean afectados. Si bien es probable que los productores tiendan inmediatamente a inten- tar aniquilar a esos patógenos, es prácticamente imposible eliminar a los microorganismos perjudiciales sin eliminar también a los microor- ganismos beneficiosos. La mejor solución a largo plazo es lograr nueva- mente el equilibrio de la biosfera para que los microorganismos benéficos superen y supriman a los patógenos. Esto lleva a un biocontrol directo de los patógenos, a través de competencia, antagonismo, depredación y parasitismo, y a un control indirecto, a través de una resistencia indu- cida y una promoción de crecimiento de las plantas. Al alcanzar una diversidad microbiana saludable en el suelo, se preserva la red de alimentos del suelo y se maximiza la oportunidad de que los microorganismos benéficos estén presentes en cantidades suficientes para superar a los patógenos y contribuir a un crecimiento vigoroso de la planta, que tendrá mayor tolerancia a las enfermedades. Carbono: La moneda energética del suelo El mayor factor individual que limita el crecimiento de microorganis- mos benéficos, después de la humedad adecuada, es la disponibilidad de fuentes de carbono orgánico. Un video reciente de USDA-NRCS 2 cita al Dr. Kris Nichols del Instituto Rodale cuando dice que el "carbono es la moneda energética del suelo". La mayoría de los microorganismos necesitan carbono para desarrollar sus cuerpos y oxidarse para obtener energía. Al planificar la nutrición de sus cultivos, asegúrese de plani- ficar la nutrición basada en carbono que necesitan los microorganis- mos beneficiosos que se encuentran en las rizosferas de sus cultivos. Es importante satisfacer las necesidades nutricionales de los microor- ganismos del suelo a fin de lograr fertilidad del suelo y un rendimiento óptimo de los cultivos. A través de esta serie de artículos, "Microorganismos: el motor viviente del suelo", hemos hecho hincapié en que contar con un "microbioma" sano y diverso de microorganismos en el suelo de los cultivos es esen- cial para una agricultura exitosa: Diversidad de microorganismos sanos = suelo sano = plantas sanas = mayor rendimiento. Los rendimientos más importantes provienen de un entendimiento específico de la relación entre las plantas y sus microorganismos, y un cuidado especial de ese microbioma esencial. Nuestra línea de producto se construye sobre nuestra experiencia de más de 40 años en la utilización de una nutrición basada en el carbono para construir suelos sanos y para mejorar el crecimiento de las plan- tas en pos de mayores rendimientos. Pregúntele a su representante de ventas de Huma Gro® cómo podemos ayudarlo a construir su suelo y aumentar los rendimientos. Referencias 1. Pal K y Gardener B. Control biológico de fitopatógenos. El sitio de Internet de la Sociedad Americana de Fitopatología, disponible en http://www.apsnet.org/edcenter/advanced/topics/Pages/BiologicalControl. aspx. 2. Serie de videos del USDA-NRCS: "Unlock the Secrets in the Soil", Capítulo 5, "Keep a Live Root in the Soil" o "A Radicle Idea". 10 de junio de 2016. Disponibles en https://www.youtube.com/watch?v=qodG4MJeQvQ.

Articles in this issue

Links on this page

view archives of Bio Huma Netics, Inc. - BHN-2016-2QTR-Newsletter_Spanish